Recuperación de mi práctica

En la sesión de cierre del CAR Aprende compartí una práctica que se refiere a la transformación, en este caso de los cursos en Moodle de algunos profesores, unos con ayuda de Fernando Escobar y otors a partir del Laboratorio de Reestructura, diseño y el entorno de trabajo en un curso. Esto parte de la idea de repensar su curso como un entorno de aprendizaje. Quitar la tensión de que el profesor pase totalmente su curso presencial a lo virtual, de verlo como un repositorio de materiales o espacio de tareas. Como dice Cristobal Cobo “Añadir una capa de herramientas sobre el curriculum tradicional no es suficiente para detonar los aprendizajes que queremos”. Lo paso también al hecho de llenar nuestro curso con información no quiere decir que el estudiante va a aprender lo suficiente.

Para esto creo que el profesor debe tener un proyecto en mente, es decir, tener con claridad su propósito y conceptos ¿Cómo quiere que interactúen sus estudiantes?. Espacios más abiertos pensados en nuestros usuarios. Como dice Remedios Zafra “Ser constructores de época nos obliga a cuestionar si el escenario es innovador o repite el mundo. Preguntarse si el uso emancipa al usuario, los anima a formas creativas”. Por eso la transformación necesaria no creo que tenga que ver con sustituir herramientas o cambiar competencias, sino que alude de manera radical a un cambio creativo en la manera de educar en una sociedad conectada, a la que ella llama cultura-red. Esa transformación a la que ella apunta tiene que ver con el desmontaje de estructuras de conocimiento y poder, y con la gestación de nuevas y más flexibles formas que facilite la autonomía, el autoaprendizaje, la conciencia crítica, el compromiso con la igualdad de las personas, la mirada creativa ante un mundo no estático, la imaginación como recurso imprescindible para la subjetividad.

1

Zafra dice que “La imaginación es algo que en el arte usamos de manera desacomplejada para deshacer historias del pasado y para recrear posibles futuros”. Por ello, afirma encontrar en las prácticas creativas un lugar necesario para la transformación necesariaen una cultura-red, prácticas capaces de ayudarnos a desarticular y hacer comprensibles las políticas de la mirada asentadas desde el poder a través de las industrias digitales.

Yo creo que el diseño es un instrumento vital para la educación, pues a través de la información no se busca lo trivial ni lo impactante, sino un conocimiento más en profundidad y un enriquecimiento perceptual. No es lo mismo diseñar para vender mercancías que diseñar “para impulsar cultura, con todos los matices que esta última expresión tenga”. (Prieto, 1994).

Rosa María Garza en su libro “Aprender cómo aprender”, dice que existe: “Factores visuales que ayudan o dificultan la organización de los contenidos; por ejemplo, la variedad en el color, en las dimensiones y en la intensidad de la presentación de gráficas, la intensidad en los trazos de los segmentos relevantes de una gráfica, el uso permanente de un cierto color e intensidad para realzar las distintas zonas de visión, las relaciones de espacios al presentar lo relevante y lo secundario, etc. Es muy común que en los textos se manejen estas variables relacionadas con la percepción visual, para enfatizar la importancia de algunas expresiones y distinguirlas del material menos relevante” (2000).

2

El diseño gráfico puede ser un arma fundamental para apoyar “la gran tarea pedagógica de nuestra época: la de transformar a todos los individuos en personas y en cuidadanos plenos de nuestro planeta en crisis” (Bacal, 2000). La cuestión visual en los roles pedagógicas son de suma importancia, como lo sabemos el impacto que genera una imagen puede ser muy representativa también para la enseñanza, esto puede ser posible si se pretende generar también nuevas proyecciones de aprendizaje, con esto logramos entender que la postura lógica entre los elementos educativos y el diseño gráfico, tiende a una apertura de nuevas técnicas que favorezcan a grandes rubros sociales como lo es la educación.

Dondis (2000) afirma que “El proceso de composición es el paso más importante en la resolución del problema visual” dado que este proceso tiene “fuertes implicaciones sobre lo que recibe el espectador”. Debemos tener en cuenta que los elementos visuales, junto con sus atributos (color, textura, proporción, tamaño, etc.) y su ubicación en la interfaz, generan sensaciones específicas en el usuario (equilibrio-tensión o reposo-estrés, por ejemplo) que pueden favorecer o inhibir el proceso de aprendizaje.

Y comparto una pequeña presentación que preparé para acompañar el escrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s